¿Por qué es importante realizar un presupuesto?

Hacer un presupuesto personal puede ser una gran oportunidad para conocer más sobre tus finanzas personales. Esto podrá ayudarte a manejar mejor los gastos que poseas y planificar acorde a tus necesidades. En este artículo te explicaremos para qué sirve un presupuesto, su importancia y te enseñaremos paso a paso cómo hacer uno.

Por qué es importante realizar un presupuesto

Lee también: Cómo elaborar un Presupuesto familiar

¿Para qué sirve un presupuesto?

Un presupuesto es una herramienta de gestión de ingresos y gastos en un periodo de tiempo determinado. Esto nos ayuda a poder identificar hacia dónde se está destinando el dinero y qué acciones nos está generando un ingreso. La realización de un presupuesto sirve para tener un registro detallado acerca de las salidas y entradas de capital y así planificar acorde a este panorama financiero.

¿Qué es un presupuesto de capital?

Un presupuesto de capital posee ciertas similitudes con el presupuesto convencional, la diferencia es que este tipo de presupuesto es utilizado mayormente en empresas. Esto se emplea como una previsión financiera para poder determinar posibles inversiones que se vayan a efectuar en un futuro y analizar el capital y los recursos actuales que posee la empresa para tomar las mejores decisiones de inversión.

¿Por qué es importante realizar un presupuesto?

Un presupuesto es sumamente valioso para poder tener un mayor conocimiento respecto a los gastos e inversiones que se generan, junto con los ingresos de dinero que uno posee. Tener esta información te permitirá tomar mejores decisiones financieras, ya que con esta herramienta, podrás priorizar, cortar gastos innecesarios para mejorar tu situación económica y así poder cumplir tus objetivos vinculados con tu capital actual.

¿Cómo hacer un presupuesto?

Hacer un presupuesto es sencillo. A continuación, te enseñaremos cómo hacer un presupuesto mensual paso a paso:

Paso 1: Calcula tus ingresos netos

Para empezar con tu presupuesto, comienza calculando tus ingresos netos. Esto sería la suma de todos tus ingresos, menos los impuestos, el descuento por tu fondo de pensiones y el seguro de salud. Ten en cuenta que deberás retirar estos gastos fijos mensuales para evitar gastar más de lo planificado al no tener los ingresos exactos.

Paso 2: Calcula tus gastos mensuales

Ahora deberás calcular tus gastos mensuales; una forma intuitiva de hacerlo es categorizarlos basándose en el tipo de gasto. Estos pueden ser gastos fijos (como la renta, utilidades, pago de deudas) y, por otro lado, los gastos variables, como la compra de alimentos, transporte y entretenimiento (como salidas al cine, restaurantes, algún videojuego que te compres, entre otros).

Paso 3: Plantea objetivos mensuales

Ahora es donde podrás plantearte objetivos económicos de corto y largo plazo. Los de corto plazo pueden ser pagos de deudas, compras grandes o hasta la creación de un fondo de emergencia. Por otra parte, los objetivos de largo plazo serían los ahorros para la jubilación, para el pago de la educación de un futuro hijo, entre otros. Conocer el por qué se está ahorrando ayudará a mantener el presupuesto de manera más controlada.

Paso 4: Planifica tu presupuesto

Ahora que ya conoces tus ingresos, tus gastos y tus objetivos financieros, podrás planificar tu presupuesto, asignando cada parte de ello. Una guía utilizada por muchos es la regla de 50/30/20, la cual es una técnica que divide tu presupuesto en 3 categorías por porcentajes:

    • 50% en necesidades básicas: En esta sección, se destinarán parte de tus ingresos a gastos necesarios para subsistir, como los gastos de alimentación, transporte, utilidades, renta del departamento y otros gastos primordiales.
    • 30% en gustos: Le podrás dedicar un 30% de tu ingresos a actividades o compras realizadas con el fin de entretenerse.
    • 20% al pago de deudas o ahorrar: El 20% restante del presupuesto deberás asignar prioritariamente al pago de deudas si es que posees alguna y si este no es el caso, utilizarlo para los ahorros, como el del fondo de emergencia, para una futura inversión grande o también para tu retiro.

Paso 5: Ajusta tu presupuesto

Ahora que ya tienes la planificación de tu presupuesto, deberás efectuar los ajustes necesarios para poder cumplir con tus objetivos planteados. Si tus ingresos no son lo suficientemente altos para cubrir tus gastos necesarios, deberás evaluar en reducir los porcentajes en las otras categorías, como la de ocio o los ahorros. También se puede considerar si se está gastando de más en temas como la alimentación y buscar alternativas de transporte más baratas.

Paso 6: Revisa y reajusta tu presupuesto

Una vez hayas ajustado tu presupuesto, deberás estar atento en los consecuentes meses para poder revisar y reajustar tu presupuesto en relación con el desempeño que haya tenido durante los primeros meses de prueba. Puede que recibas un aumento, termines de pagar una deuda u ocurra algún gasto inesperado durante el periodo, por lo que siempre se recomienda actualizar tu presupuesto con estos cambios.

Te puede interesar: ¿Cómo aprovechar tu capital de trabajo para la campaña navideña?

Conclusiones

Un presupuesto puede ser una herramienta muy útil para poder tener una mejor perspectiva de tus finanzas personales. Con ello, podrás tomar mejores decisiones en cuanto a los gastos e ingresos que tengas en el mes y ajustarlos para poder cumplir con las metas y objetivos que poseas. Si necesitas un préstamo para abrir el negocio de tus sueños, ¡te recomendamos revisar nuestras líneas de crédito de Caja Arequipa!

Autor

Administración Marketing

Valora este artículo
1 voto, promedio: 4,00 de 41 voto, promedio: 4,00 de 41 voto, promedio: 4,00 de 41 voto, promedio: 4,00 de 4
Cargando...
Comparte
Comenta

Deja una respuesta