Educación financiera: ¿por qué es importante?

Muchos conocen han oído hablar de la educación financiera, sin embargo, pocos entienden su importancia como tal. 

Sabemos que existen decisiones a lo largo de nuestras vidas que marcan las situaciones como tal, en especial si nos referimos a ese componente financiero. No solo afecta una vida personal, sino que también envuelve al entorno familiar.

En ese sentido, la educación financiera pasa a ser uno de los temas pilares dentro de un entorno familiar, pero… ¿por qué es tan importante el concepto? ¿Es necesario aprenderlo a temprana edad?

Hoy en Somos Caja queremos explorar a fondo la educación financiera junto a su importancia. ¿Te animas a seguir leyendo?

¡Comencemos!

¿Qué es la educación financiera?

La educación financiera pasa a ser un tema esencial a la hora de determinar o crear un balance de poder en el país. De hecho, este concepto es crucial para todos los ciudadanos y que de esa forma, adquieran habilidades administrativas en el poder económico al momento de usar los recursos. 

Te interesa: La importancia del ahorro en niños y adolescentes

La OCDE define la educación financiera como el proceso por el cual los usuarios financieros logran optimizar la compresión de productos, conceptos y tener en consideración los riesgos financieros. Los mismos usuarios pasan a definir habilidades más afiladas para la toma de decisiones oportunas en el ámbito de las finanzas. 

Importancia de la educación financiera

La importancia de la educación financiera es uno de los puntos más importantes en la sociedad y en la vida misma de cualquier individuo. 

Entender cada uno de los aspectos que involucra el concepto ayudará a la toma de decisiones, la buena forma de administrar o encaminar el dinero. Por supuesto, todo esto crea una mejora en las personas que los lleva a un mejor desarrollo en cuanto al ahorro y capitalización del dinero, permitiendo así un futuro más próspero. 

Hoy en día en el sistema financiero hay diversos tipos de portafolios que están en un marco normativo y regularizado. Esto daría la posibilidad a las personas de poder hacer un ahorro de corto, mediano y largo plazo.

No obstante, muchas personas todavía no tienen esa cultura ahorrativa y financiera en general. La mentalidad va más encaminada a la acción de hacer compras ya sea por necesidad o por gustos, llevando un hábito de consumismo.

A raíz de ello se concretan ciertas habilidades como la libertad financiera la cual, significa no depender de un salario sino de cosechar los frutos de nuestra inversión o ahorros.Hay tiempo para todo y es menester pensar en hacer distintas actividades que den la posibilidad de desarrollar más proyectos relacionados a la inversión y gestión financiera. 

De esa forma, podría ser la solución para crear más cultura que termine contribuyendo al desarrollo de una mejor calidad de vida en las personas. 

La educación financiera en Perú podría ser uno de los principales temas que pueda ayudar a identificar la manera correcta de administrar y destinar el dinero. En muchos escenarios, se da la posibilidad de invertir en un tipo de negocio o producto financiero, pero por temor a deudas, fracaso o pérdida, se deja atrás la idea. 

Por ese motivo, es importante saber acerca de la importancia de la educación financiera y terminar buscando métodos que nos aproximen más a la libertad financiera y mejorar la calidad de vida en la sociedad. 

5 puntos a considerar en la educación financiera 

como ahorrar

1. El dinero y su valor

De niños, pensamos que el dinero va fluyendo continuamente y si no existe en nuestras manos, lo podríamos obtener por medio del cajero o pagando con tarjeta. 

Es bueno enseñarles a los niños,  independientemente del nivel económico y social de la familia, que el dinero no es ilimitado y que para obtener algo que queremos, debemos pagar por él. Esta, sin duda, es una de las primeras lecciones que todo niño debería aprender. 

2. Necesitar o querer

Cuando se llega a la edad de 7 años, los niños adoptan un pensamiento un poco más maduro y empiezan a adoptar hábitos en su vida, algunos de ellos están relacionados al dinero.

Te interesa: Las apps que te ayudarán en tus finanzas

Por eso, es importante enseñarles el concepto de ‘querer’ y ‘necesitar’. O sea, diferenciar aquello de lo que realmente necesitan o les gustaría tener.

En más de una ocasión solemos escuchar la frase “no lo vamos a comprar porque no lo necesitamos”. Llevarlo a la práctica podría ser una solución para ir enseñando a los pequeños a tomar mejores decisiones financieras, como es el ejemplo del supermercado y las galletas; pueden elegir entre 2 opciones, pero nunca llevar ambos.

3. Gastos y gustos

Educar a los más pequeños dándoles dinero para gastos personales es una buena práctica para que vayan adoptando una gestión individual acerca del dinero.

No hay una regla que seguir y dependerá mucho del niño y la situación financiera que la familia enfrenta, como también las creencias a nivel personal de cada uno. Sin embargo, no cabe duda de que es una buena vía para empezar a entender el valor del dinero. 

Uno de los ejemplos más claros es el hecho de dar dinero a un niño a cambio de ayudar con tareas domésticas como la limpieza o sacar a pasear al perro todos los días. Con esta simple acción, los niños reciben una compensación y entienden un poco más el valor del dinero. 

Pero hay que tener cuidado con la educación concerniente a dinero y esfuerzo. De hacerlo mal, posiblemente termines logrando que tu hijo pregunte “está bien, saco la basura pero… ¿cuánto ganaré por hacerlo?”. 

4. La fuerza del ahorro

No cabe duda que el ahorro es pieza clave para empezar a desarrollar un mejor hábito. La mentalidad de gastar menos dinero del que disponemos y pensar en el medio y largo plazo es esencial para comprender más la educación financiera. 

Para todo niño, tener presente que lleva ahorrado la mitad para ese videojuego o salida especial con sus amigos, lo animará a alcanzar la meta. 

5. Usando la motivación como pieza en la educación

La motivación es esencial para completar todo tipo de objetivos. Captar el interés de los más jóvenes y motivarlos es un reto, pero se hace necesario. 

La educación financiera viene desde una temprana edad y no estaría mal empezar a enseñarles el valor de las acciones. Todo este tipo de consideraciones los ayudará a estar más listos en un mundo que cada día se vuelve más complejo. 

Conclusión

ahorro en niños

Hemos visto a lo largo de este artículo la importancia de la educación financiera y el deber que tenemos como adultos, enseñar a los más jóvenes el concepto. Si todavía tienes muchas dudas acerca del tema, recuerda que puedes comentar a través de la caja que verás al final de este post. Te invitamos también a abrir una cuenta de ahorro ingresando desde aquí.

 

Autor

Administración Marketing

Valora este artículo
0 votos, promedio: 0,00 de 40 votos, promedio: 0,00 de 40 votos, promedio: 0,00 de 40 votos, promedio: 0,00 de 4
Cargando...
Comparte
Comenta

Deja una respuesta